martes, 6 de septiembre de 2016

Bienvenidos al curso 2016-2017

Desde el Departamento de Lengua Castellana y Literatura de Fuentelarreyna os damos la bienvenida al nuevo curso académico. Este será un año en el que seguiremos recordando a Federico García Lorca en el 80 aniversario de su asesinato y lo haremos con la asistencia a la representación por tercera vez consecutiva de La piedra oscura, de Alberto Conejero, obra galardonada con cinco Premios Max en 2016, La casa de Bernarda Alba y El público.

 Y al recuerdo a Lorca se sumará el homenaje que le brindaremos al poeta del pueblo, Miguel Hernández, puesto que en 2017 se cumplen 75 años de su muerte en el penal de Alicante.


domingo, 8 de mayo de 2016

ETERNO LORCA. Homenaje a Federico en el 80 º aniversario de su asesinato


PROGRAMA DEL ACTO DE HOMENAJE

27 de mayo de 2016


Federico fue, Federico es y Federico será. Nos lo arrebataron, pero Lorca sigue siendo. Lorca es, como afirmó Vicente Aleixandre,  “un ser nacido para ser libre”. Símbolo de deseo, manantial de alegría, con un talante arrollador y una poliédrica personalidad. Lo dijo Luis Buñuel: “De todos los seres humanos que he conocido, Federico es el primero. No hablo de su teatro ni de su poesía. La obra maestra era él”.

Es el escritor en lengua castellana más traducido y difundido. Creador del Romancero gitano y de Poeta en Nueva York, dramaturgo de Bodas de sangre y El Público, dibujante, actor, orador, músico… Federico es ansia, es sed, es un torrente de creatividad e ingenio. “Su sonrisa era mágica y morena y traía la felicidad”, evocó Pablo Neruda. Murió asesinado por la ignorancia, la envidia y el miedo al futuro de los de su propia clase social, que escindió a la sociedad española y trazó una divisoria honda y tan difícil de salvar que aún perdura.

Nadie como él para atraernos por su colorido, sus imágenes y sus metáforas, su fuerza expresiva y su enorme vitalidad. Poeta de la Generación del 27, miembro de aquel irrepetible y extraordinario grupo de intelectuales que ayudaron a modernizar este maltratado país. Y lo hicieron con el instrumento más valioso de que dispusieron: la palabra. Supieron fusionar la tradición y la modernidad y guardaron el equilibrio entre lo clásico y el rupturismo de las vanguardias europeas.


NOS LO ARREBATARON



Intervienen  ÁLEX GONZÁLEZ, EMMA CARRASCO y JORGE LIBRERO.




El crimen fue en Granada, de Antonio Machado



Recitan CARLOS POLO y ÁNGELA JÓDAR. A la viola, CARLOS BARBA. (Concierto para viola en Do menor, II movimiento, de Johann Christian Bach).





A un poeta muerto, de Luis Cernuda (fragmento)


Recitan JORGE LIBRERO y SOFÍA BLANCO



Intervienen ÁLEX GONZÁLEZ y MARÍA LÓPEZ




Del Libro de poemas, Canción menor


Recita MARÍA LÓPEZ
















Del Poema del Cante Jondo, Poema de la soleá (fragmento)



Recitan ANDREA LÓPEZ y PABLO ALONSO







De Canciones, Canción otoñal


Recitan MARTA GARCÍA y PABLO ALONSO



Interviene MARTA GARCÍA















De Canciones tradicionales, La tarara



Cantan EMMA CARRASCO y SOFÍA BLANCO. Al piano, ANDREA PEINADO, y a la viola, CARLOS BARBA.


LA ANDALUCÍA DEL LLANTO Y LA PENA

Interviene JORGE LIBRERO

Del Romancero gitano, Romance de la Luna, luna




Recitan JULIA SUAZO y SOFÍA BLANCO







Del Romancero gitano, Romance de la casada infiel





Recita ÁLEX GONZÁLEZ




 Del Romancero gitano, Romance de la pena negra

Recitan EMMA CARRASCO y SOFÍA BLANCO






Interviene LAURA ROMERO


De Canciones tradicionales, Los cuatro muleros



Interpretan ALEJANDRO DE JUAN, LAURA ROMERO y JAIME PRADO


NUEVA YORK Y SU AURORA
Interviene PABLO ALONSO

De Poeta en Nueva York, La aurora
RECITA ICIAR INSA




De Poeta en Nueva York, Pequeño vals vienés
CANTAN ANDREA PEINADO y JORGE LIBRERO

Interviene SOFÍA BLANCO







Del Diván del Tamarit, Gacela del amor imprevisto
RECITA PABLO ALONSO

De los Sonetos del amor oscuro, Llaga de amor
ÁNGELA JÓDAR



LA DRAMATURGIA LORQUIANA Y EL UNIVERSO FEMENINO 
Intervienen ICIAR INSA y JULIA SUAZO

Bodas de sangre (fragmento acto III)


LA NOVIA (EMMA CARRASCO) y LEONARDO (JORGE LIBRERO)





Interviene ANDREA LÓPEZ
Yerma (fragmento acto II)

YERMA (MARÍA LÓPEZ) y JUAN (CARLOS POLO)
Interviene LAURA CUESTA






De Canciones tradicionales, El café de Chinitas



Interpretan LAURA CUESTA, CELIA HERNANDO y CARLOS BARBA




Interviene EMMA CARRASCO


La casa de Bernarda Alba (fragmento actos II y III)

ADELA (ÁNGELA JÓDAR), LA PONCIA (ICIAR INSA), BERNARDA (ÁLEX GONZÁLEZ), MARTIRIO (JULIA SUAZO), MAGDALENA (MARTA GARCÍA) y ANGUSTIAS (ANDREA LÓPEZ)
Interviene JORGE LIBRERO







De Canciones tradicionales, Anda jaleo, jaleo


Interpretan ÁLEX GONZÁLEZ y CARLOS ARIZA
Cantan los alumnos de 2 º de Bachillerato






MI INMENSA GRATITUD POR VUESTRA ENTREGA E ILUSIÓN


Víctor Velasco


lunes, 25 de abril de 2016

La Celestina, en el Teatro de La Comedia

El martes 3 de mayo los alumnos de 4 º de ESO y 1 º de Bachillerato acudiremos a presenciar la representación dramática de una de las mayores joyas de nuestra literatura, la bomba de relojería que dinamita los cimientos de la España medieval.



lunes, 28 de marzo de 2016

Así que pasen cinco años, en el Centro Dramático Nacional

En el marco de la conmemoración del 80 º aniversario del asesinato de Federico García Lorca, desde el Departamento de Lengua Castellana y Literatura de Fuentelarreyna, impulsamos que nuestros alumnos acudan al Centro Dramático Nacional el miércoles 6 de abril a presenciar la representación de Así que pasen cinco años, una pieza de corte surrealista de la dramaturgia lorquiana y con clara influencia de los años que el granadino pasó en Nueva York.

Angustioso es el título, pues justo un lustro trascurre entre que firma el manuscrito de esta obra y el 19 de agosto de 1936, cuando es vilmente ejecutado.

La obra, con el subtítulo de La leyenda del tiempo, apenas ha sido escenificada y pertenece al grupo del llamado teatro imposible, junto con El PúblicoComedia sin título. Una pieza en tres actos con la temática del tiempo, el amor y la muerte y que, por su estilo metafórico, el lenguaje onírico y las diversas atmósferas, es realmente extraordinaria en la actualidad dramática.






martes, 15 de marzo de 2016

Selección textual para la 3ª evaluación

La cultura moderna consiste en estar sentado, en mirar, en teclear y callar. El pensamiento ya no es una fuente de creación ni de rebeldía. Frente a nuestros ojos discurre ahora una cinta perenne de imágenes, cada una más excitante que la anterior, más directa, más luminosa. Prácticamente el cerebro humano se ha convertirlo en un recipiente de iconos, de rostros, sexos, muñecos, envases, marcas, paneles, pornos, carátulas, solapas, videojuegos, e-mails, telediarios que hacen rodar las tragedias por la pantalla como esa nube de algodón azucarado que venden en las ferias y que duran solo un minuto en poder de los niños. Los carteles de espectáculos pegados a una tapia estaban visibles al menos una mañana entera antes de que los tapara otro reclamo, pero hoy la noria de luces superpuestas es instantánea y convulsiva cuyo vértigo constituye ya la sustancia de la mente. Los jóvenes hoy se alimentan de imágenes. Lo que no se ve, no existe. El pensamiento clásico ha quedado en manos de algunos taxistas cabreados con un mondadientes en la boca y de sus discípulos predilectos, que son algunos articulistas, intelectuales y analistas obsesionados con las zanjas del Ayuntamiento, con el ruido callejero y con la dificultad para aparcar. La crisis de la existencia ha sido reducida a un malhumor municipal, en esa charca ha sido ahogado Schopenhauer. Luego están los moralistas sin sentido del humor y los políticos gafes que se han visto obligados por la cultura de la imagen a teñirse el pelo y a trasquilarse las ojeras. Con un dedo firme señalan el camino, con palabras podridas por la halitosis te dan lecciones, pero nada es válido ya sin la alegría superficial y gentil del facebook, nada es real sin las imágenes que se devoran unas a otras bajo el relámpago de magnesio sobre una infinita alfombra roja que va rolando por las esferas e introduce a los héroes del momento en nuestra cocina, en el comedor, en el cuarto de baño, en el dormitorio y los ahoga en las dos mejillas de la almohada donde se confunden con el sueño o el insomnio. Somos seis mil millones de humanidad. La mitad está sentada mirando cómo la otra mitad hace el payaso. Y así sucesivamente se va llenado el desván de nuestro cerebro de iconos. Mirar, callar y teclear, de todo, de nada.


Iconos, Manuel Vicent, El País, 23/01/2011

Ricos felices en verdad eran aquellos que antaño vivían dentro de un capullo de oro como gusanos de seda y al final se volvían crisálidas. Yo tenía una amiga de esta especie, que fue la primera en hablar gangoso. Un día paseaba con ella y su Lulú por Recoletos y un mendigo se acercó a pedirnos limosna. Cuando mi amiga vio que aquel ser tendía la mano hacia ella se precipitó espantada a rescatar a su mascota. “¿Qué le pasa a este señor?”, exclamó refugiándose en mis brazos. “Tranquila, solo es un pobre”, le dije. Recién salida de su capullo era al primer pobre que veía de cerca. Ricos felices eran aquellos que ignoraban que en el mundo existía la pobreza y bailaban, bebían, viajaban, flotaban sobre la armonía de los números. Los padres de mi amiga, aristócratas punta de rama, que entre ellos se hablaban siempre en inglés, tenían una finca de cinco mil hectáreas donde había encinas que, al no haberse podado por pura desidia desde el siglo XXIII, se habían convertido en catedrales de sombra. Un día mi amiga se extravió entre los múltiples cerros de su propiedad y no acertaba a volver al cortijo. Se encontró con uno de los jornaleros, a quien suplicó: “Campesino, where is my house?, dígame dónde está mi casa”. Era una de esas crisálidas, que parecía haberse escapado de un cuaderno de Proust. Hace mucho que ese tiempo ha muerto. Hoy ser rico y exhibir de forma impúdica la riqueza se ha convertido en un deporte de alto riesgo. Los pobres forman ya un mar tempestuoso que bate contra el acantilado de la política y ha obligado a los ricos a hacerse invisibles, refugiados en sus blindadas madrigueras. Si en el fondo el Estado no es más que una organización cada día más compleja, cara y neurótica para impedir que los pobres maten a los ricos, hoy ser un político en medio de la miseria es la última forma de vivir peligrosamente. Aquel capullo de oro se ha vuelto un puerco espín erizado de metralletas. Alrededor de la isla de los ricos hay un abismo lleno de cuerpos naufragados y el mar no olvida ninguno de sus nombres. Ya no es posible navegar esas aguas mortales con el antiguo placer de un anuncio de Martini. Por otra parte, aquella amiga mía, que se había convertido en crisálida, un día quiso volar y se arrojó a un patio interior por la ventana.

Los ricos, Manuel Vicent. 26/01/2014. El País.

Cuando alguien va al teatro, a un concierto o a una fiesta de cualquier índole que sea, si la fiesta es de su agrado, recuerda inmediatamente y lamenta que las personas que él quiere no se encuentren allí. «Lo que le gustaría esto a mi hermana, a mi padre», piensa, y no goza ya del espectáculo sino a través de una leve melancolía. Ésta es la melancolía que yo siento, no por la gente de mi casa, que sería pequeño y ruin, sino por todas las criaturas que por falta de medios y por desgracia suya no gozan del supremo bien de la belleza que es vida y es bondad y es serenidad y es pasión. Por eso no tengo nunca un libro, porque regalo cuantos compro, que son infinitos, y por eso estoy aquí honrado y contento de inaugurar esta biblioteca del pueblo, la primera seguramente en toda la provincia de Granada.
No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio de Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social.

Yo tengo mucha más lástima de un hombre que quiere saber y no puede, que de un hambriento. Porque un hambriento puede calmar su hambre fácilmente con un pedazo de pan o con unas frutas, pero un hombre que tiene ansia de saber y no tiene medios, sufre una terrible agonía porque son libros, libros, muchos libros los que necesita y ¿dónde están esos libros?
¡Libros! ¡Libros! Hace aquí una palabra mágica que equivale a decir: «amor, amor», y que debían los pueblos pedir como piden pan o como anhelan la lluvia para sus sementeras. Cuando el insigne escritor ruso Fedor Dostoyevsky, padre de la revolución rusa mucho más que Lenin, estaba prisionero en la Siberia, alejado del mundo, entre cuatro paredes y cercado por desoladas llanuras de nieve infinita; y pedía socorro en carta a su lejana familia, sólo decía: «¡Enviadme libros, libros, muchos libros para que mi alma no muera!». Tenía frío y no pedía fuego, tenía terrible sed y no pedía agua: pedía libros, es decir, horizontes, es decir, escaleras para subir la cumbre del espíritu y del corazón. Porque la agonía física, biológica, natural, de un cuerpo por hambre, sed o frío, dura poco, muy poco, pero la agonía del alma insatisfecha dura toda la vida.
Ya ha dicho el gran Menéndez Pidal, uno de los sabios más verdaderos de Europa, que el lema de la República debe ser: «Cultura». Cultura porque sólo a través de ella se pueden resolver los problemas en que hoy se debate el pueblo lleno de fe, pero falto de luz.
Federico García Lorca. Discurso de inauguración de la biblioteca de Fuente Vaqueros (Granada).1931

Siempre la moda fue la moda. Quiero decir que siempre el mundo fue inclinado a los nuevos usos. Esto lo lleva de suyo la misma naturaleza. Todo lo viejo fastidia. El tiempo todo lo destruye. A lo que no quita la vida, quita la gracia... Piensan algunos que la variación de las modas depende de que sucesivamente se va refinando más el gusto, o la inventiva de los hombres cada día es más delicada. ¡Notable engaño! No agrada la moda nueva por mejor, sino por nueva. Aún dije demasiado. No agrada porque es nueva, sino porque se juzga que lo es, y por lo común se juzga mal. Los modos de vestir que hoy llamamos nuevos, por la mayor parte son antiquísimos. [...]

                Pero, aunque en todos tiempos reinó la moda, está sobre muy distinto pie en éste que en los pasados su imperio. Antes el gusto mandaba en la moda, ahora la moda manda en el gusto. Ya no se deja un modo de vestir porque fastidia, ni porque el nuevo parece o más conveniente o más airoso. Aunque aquel sea y parezca mejor, se deja porque así lo manda la moda. Antes se atendía a la mejoría, aunque fuese solo imaginada, o, por lo menos, un nuevo uso, por ser nuevo agradaba y, hecho agradable, se admitía; ahora, aun cuando no agrade, se admite solo por ser nuevo. Malo sería que fuese tan inconstante el gusto, pero peor es que, sin interesarse el gusto, haya tanta inconstancia. De suerte que la moda se ha hecho un dueño tirano y, sobre tirano, importuno, que cada día pone nuevas leyes para sacar cada día nuevos tributos; pues cada nuevo uso que introduce es un nuevo impuesto sobre las haciendas. No se trajo cuatro días el vestido cuando es preciso arrimarle como inútil y, sin estar usado, se ha de condenar como viejo. Nunca menudearon tanto las modas como ahora, ni con mucho.

(Benito Jerónimo Feijoo, Teatro crítico universal).

miércoles, 2 de marzo de 2016

GINER: el maestro de la España moderna


El jueves 10 de marzo acudiremos a la Institución Libre de Enseñanza para realizar una visita guiada a la exposición que conmemora el Centenario de la muerte de "la Fuente", como denominó Ortega y Gasset a Giner de los Ríos.



domingo, 22 de noviembre de 2015

Interpretación crítica de La casa de Bernarda Alba

“Un pueblo que no ayuda y no fomenta su teatro, si no está muerto, está moribundo”, pronunció el poeta y dramaturgo de la Generación del 27, afeando el chabacano teatro que adormecía a toda una nación. Sin duda, Lorca impulsó una profunda renovación de la escena española.  Consideró el de Fuente Vaqueros que el teatro es uno de los más expresivos y útiles instrumentos para la construcción de un país; de ahí la creación de La Barraca, compañía universitaria que acercó la cultura a un pueblo condenado por la pobreza y la ignorancia. En 1936, antes de ser fusilado, afirmó simbólicamente que su teatro de risa y llanto terminaría siendo un teatro de carne y hueso. La dramaturgia lorquiana gira en torno a un tema que, al igual que en su poesía, es la frustración del individuo, abarcando el mito del deseo imposible, así como el conflicto entre el deseo y la realidad y la violenta rivalidad que se da entre el principio de autoridad y el de la libertad.
                                                                                                                          

La cima de la obra dramática, tras Bodas de sangre y Yerma, llega con La casa de Bernarda Alba, un drama que Lorca no verá representado, al ser vilmente asesinado al comienzo de la incivil Guerra. Nos encontramos ante una obra a modo de documental fotográfico, al mostrarnos la realidad a través de secuencias que reflejan la hipócrita y convencional sociedad española de los años 30, que ahogaba el ansia de libertad personal. Lorca presenta con gran ingenio el contraste entre una moral autoritaria y rígida y el anhelo de libertad y la irrefrenable pasión amorosa.

El enfrentamiento entre el autoritarismo de la vieja y tiránica viuda y el anhelo de libertad de la joven y apasionada Adela es el asunto elemental de la acción dramática, que se desarrolla en una atmósfera trágica, donde el autor censura la hipocresía de los personajes a través de la angustiosa oposición entre el conservador y rancio modo de vida de la sátrapa y el que proclama la libertad del individuo. Bernarda impone su rígida autoridad frente a la rebelión de Adela y María Josefa y la resignación del resto.

El amor sensual aparece en el drama lorquiano, representado por la ausencia del amor y el temor atormentador de las hijas a ser solteras. Pepe el Romano desatará el conflicto pasional al relacionarse en secreto con Adela. La hipocresía y la falsa apariencia son motivos que son visibles en la preocupación por el qué dirán. Otros temas que surgen en el drama son la injusticia social, la marginación social de la mujer, el odio y la envidia y la honra, vinculada a la falsa apariencia de los personajes.

Esta obra, cuyo subtítulo es Drama de las mujeres en los pueblos de España, destaca por la poetización de la realidad, al emplear numerosos recursos líricos, que hallamos junto a coloquialismos. Al igual que sucede con el gran simbolismo poético, observables en el tratamiento de los colores o en la degradación que la tonalidad sufre a medida que avanza la obra.

Lorca realiza con este drama una profunda crítica de la marginación y la represión que sufren las mujeres. Para reflejarlo, enfrenta dos modelos de comportamiento, el de la moral relajada, a la que responden la prostituta  o la hija de la mujer que mató a su hijo, y otro basado en la falsa apariencia, del que participa de modo muy activo Bernarda y su entorno familiar. El segundo modelo es el de las mujeres que son discriminadas en beneficio del hombre. 

 Nota: se ha de tener en cuenta el imprescindible estudio monográfico que en el aula se realiza de este drama.

Víctor Velasco
Profesor de Lengua Castellana y Literatura



Cobardía o subversión
Interpretación de la muerte de Adela en comparación con el suicidio de Melibea.